El tiempo influye mucho en nuestra vida cotidiana: ¿qué nos pondremos mañana? ¿Qué haremos mañana? ¿Es seguro viajar en avión? ¿Habrá inundaciones peligrosas? ¿Nos bañamos en el mar o llueve?

Muchas preguntas de este tipo nos hacen darnos cuenta de la necesidad de un sistema de previsión meteorológica. ¿Y el cambio climático? ¿Se derretirá todo el hielo de los polos? ¿Y los pingüinos y los osos polares?

La previsión meteorológica diaria se basa principalmente en modelos y datos que hemos construido/recopilado a partir de datos terrestres y espaciales. La Agencia Espacial Europea (ESA) lanzó el primer satélite para vigilar el tiempo y el clima de la Tierra, el Meteosat-1, en 1977. La última versión de este tipo de satélite es el Meteosat de Tercera Generación (MTG). La empresa responsable de su construcción es la alemana EUMETSAT. Más información, en inglés, aquí:

Este satélite consta de tres satélites similares, como se muestra en la imagen superior. Lanzamiento en diciembre de 2022 desde la Guayana Francesa en el cohete Ariane 5 de la ESA.

MTG es un satélite “geoestacionario”, lo que significa que está constantemente sobre el mismo punto de la Tierra, a 36.000 kilómetros sobre el ecuador. El MTG observará continuamente el 80% del disco total de la Tierra. Registrará continuamente las descargas eléctricas causadas por rayos y truenos. Los datos recogidos permitirán a EUMETSAT registrar la situación meteorológica y alertar sobre ella. Por ejemplo, avisará de incendios y lluvias en Grecia y más allá.

Dos de los tres satélites mostrados se utilizan para tomar imágenes de las descargas eléctricas que se producen en las nubes. Estas descargas eléctricas son los rayos y las tormentas eléctricas que conocemos y comprendemos bien. Cada cámara puede capturar 1.000 imágenes por segundo, sin importar si es de día o de noche.

El cohete Ariane 5 que lanzó y puso en órbita MTG. Las dimensiones del cohete pueden compararse con la altura de las personas que aparecen en la misma foto.

En general, se producen más rayos que truenos. Se ha registrado que estas descargas eléctricas matan a unas 2.000 personas al año. Recientemente (verano de 2023), sólo en Magnesia y Larissa, en Grecia, se detectaron al menos 12.000 rayos en 2 horas (05/09/2023) debido al mal tiempo de Daniel. Los ciudadanos de estas zonas de Grecia dicen que debería haber habido prevención contra el mal tiempo. Es precisamente esta “predicción” del tiempo y el cambio climático lo que los nuevos datos de MTG intentarán mejorar.

Los rayos y truenos que MTG intentará grabar a 36.000 kilómetros de distancia en el espacio. Puede detectar rayos y truenos con una precisión espacial de 2 km, a pesar de estar tan lejos.

Mucha suerte a MTG y esperamos que no se repita el verano de 2023 que nos pilló a todos desprevenidos.

Más información sobre MTG: